Sensores inteligentes para la salud pública

El ritmo al que los sensores inteligentes se están desplegando en todo el mundo pronto los convertirá en la tecnología más ubicua en el espacio urbano.

Habrá un momento en el futuro en que todo el paisaje urbano del mundo se comunicará permanente y continuamente con los ciudadanos.

Formará una red de comunicación gigante que es capaz de administrar servicios públicos en tiempo real para mejorar la calidad de vida en las ciudades.

El menor movimiento incidental en la gestión del tráfico, la recolección de basura, los sistemas de riego, el estacionamiento y la salud pública alertará a las autoridades locales, permitiéndoles estar en contacto con las personas y brindar un servicio y respuesta inmediatos cuando sea necesario.

Pero ¿qué hace que los sensores inteligentes sean la primera elección de ciudades inteligentes?

Primero está el vasto océano de datos que ofrece y el segundo es su asequibilidad. Hubo momentos en que los sensores eran realmente caros para muchas ciudades.

Sin embargo, la creciente demanda y mejora de la tecnología ha llevado incluso a las ciudades con un presupuesto ajustado (o un presupuesto reducido) a tener acceso a sensores inteligentes más asequibles.

Esta es una de las razones clave por las cuales las ciudades han comenzado a enfocarse en iniciativas de salud pública que involucran la aplicación de sensores inteligentes: no existe un área urbana que no pueda aprovechar los beneficios del despliegue de sensores.

Muchos investigadores hoy en día están descubriendo formas de utilizar la tecnología de sensores para superar los desafíos en el sector de la salud y el medio ambiente.

Según reportes recientes de IDTechEx Research, se predice que el mercado de sensores ambientales valdrá más de $ 3 mil millones para 2027.

Por lo tanto, viniendo desde el mundo de los sensores en las ciudades inteligentes, veremos cómo los sensores se han convertido en un instrumento verdaderamente indispensable para hacer que las ciudades sean más saludables, resilientes y sostenibles.

Sensores primero

Las ciudades inteligentes buscan mejorar la infraestructura urbana mientras mantienen el enfoque en la reducción de costos.

Los sensores inteligentes son una tecnología asequible que ofrece una oportunidad innegable para cada sector urbano inteligente.

Los sensores siempre forman el primer instrumento en la línea de la infraestructura urbana que proporciona la imagen completa de cualquier incidente dado a través de los datos recopilados, son los actores iniciales en cualquier operación dada.

La forma en que puede ayudar a desarrollar una red de comunicación sólida puede conectar empresas y personas que van más allá de la relación existente entre los gobiernos centrales y sub-nacionales.

Lo que viene después de los sensores es la tecnología emergente, como la inteligencia artificial, la robótica y la impresión 3D. Todos los instrumentos tecnológicos en conjunto son capaces de transformar la instalación de salud pública, las experiencias de los pacientes y los resultados finales.

El papel de los sensores inteligentes en la asistencia sanitaria

El uso de la tecnología móvil y digital está aumentando en el sector de la salud con avances en eSalud y sistemas mHealth.

Los sensores en el cuidado de la salud pueden proporcionar una visión más amplia del bienestar de los ciudadanos. Es como permitir que el paciente se someta a un diagnóstico antes de comenzar el tratamiento.

De hecho, su aplicación va más allá del significado subyacente de ‘diagnóstico’.

Por ejemplo, los sensores pueden ser críticos en la monitorización remota del paciente. Puede ayudar a detectar los niveles de azúcar y sangre en los pacientes y retransmitir los datos capturados a los médicos para su análisis y pronóstico.

Los médicos pueden analizar los datos recopilados por los sensores e iniciar tratamientos y medicamentos personalizados para los pacientes.

De hecho, los pacientes podrán imprimir en 3D sus píldoras en casa sin ninguna interferencia en la rutina diaria y sin tener que viajar por medicamentos ni por tratamientos. Este será un logro revolucionario en el cuidado de la salud.

Con los sensores inteligentes, la conectividad es importante

La conectividad proporciona la base necesaria para todos los servicios de ciudad inteligente que implican la instalación de sensores.

La línea de comunicación constantemente activa entre las autoridades y los ciudadanos dará lugar a una cantidad cada vez mayor de datos sobre la salud de los ciudadanos. No solo la salud sino que también mantendrá un enfoque fijo en el entorno donde vive la gente.

La enorme cantidad de datos acumulados permitirá además a las ciudades desarrollar una planificación de servicios que hará de la salud pública la primera prioridad.

Pero en lo que respecta a los datos médicos, los datos privados y sensibles deben tratarse con la máxima privacidad. La anonimización de datos es una opción que se puede aplicar a los registros de los pacientes para mantener la confidencialidad.

Además, los datos médicos se pueden utilizar para fomentar la innovación y mejorar la colaboración que puede beneficiar al sistema de salud en una ciudad inteligente.

Si los datos se vuelven accesibles para más autoridades mientras se mantiene la confidencialidad, pueden observarse mejoras y avances en el sistema de salud. Una conectividad universal donde todos los profesionales de la salud de todo el mundo pueden compartir y aprender de los datos médicos tiene una gran cantidad de oportunidades para todos.

Aplicación de sensores en todo el mundo

La Organización Mundial de la Salud informa que más de 7 millones de personas mueren cada año debido a los efectos de la contaminación del aire. La visibilidad mejorada de los niveles de contaminación y las advertencias más detalladas y puntuales pueden ayudar a salvar millones de vidas. En este caso, los sensores que forman el corazón de los sistemas conectados pueden ser extremadamente útiles para abordar problemas de salud que tienen un vínculo directo con el medio ambiente.

Por ejemplo, los sensores pueden detectar los niveles de contaminación y advertir a las personas que padecen asma que no usen un lugar altamente contaminado. A nivel local, los sensores también pueden detectar niveles de ruido y permitir a las autoridades de la ciudad decidir un lugar donde se puedan construir escuelas.

Por el bien de la salud, muchas ciudades inteligentes de todo el mundo están empezando a utilizar sensores para recopilar datos y tomar iniciativas para mejorar la salud pública.

Barcelona – El líder mundial en ciudades inteligentes instaló sensores en las farolas que monitorean la calidad del aire, una parte del plan maestro de iluminación de la ciudad.

Chicago – Una iniciativa llamada ‘Array of Things’ tiene que llevar a la ciudad a crear una red de sensores interactivos que capturan datos ambientales en tiempo real sobre la humedad, la nubosidad, los niveles de ruido y la calidad del aire. Esta información puede ser utilizada por la ciudad para mejorar la salud pública y la sostenibilidad.

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. También está trabajando con América Central para implementar el uso de sensores en áreas donde la contaminación del aire es alta. Esto puede ayudar a las personas que sufren de asma y trastornos propensos al aire a mantenerse alejados de la zona afectada.

Santander: la ciudad española desplegó 12.500 sensores en 2010 en el centro de la ciudad y sus alrededores. Además, la ciudad instaló sensores en vehículos policiales y taxis para medir los niveles de contaminación del aire en la región. La ciudad también está haciendo que los datos estén abiertos para permitir a los programadores crear aplicaciones que ayuden a los ciudadanos y turistas con la información en tiempo real sobre arribos de autobuses, conciertos y más.

Yendo más lejos, muchas ciudades están tomando los sensores móviles. Noruega, Oslo, Dublín e Irlanda han incorporado sensores en bicicletas y autobuses que proporcionan un mapa de los niveles de contaminación y la calidad del aire de la ciudad. Esta es una aplicación efectiva contra la instalación fija tradicional de sensores.

Al ver las ventajas de la tecnología de sensores en el cuidado de la salud y el medio ambiente, podemos entender que la aplicación que ofrecen los sensores es universal. Estos pequeños recolectores de datos son instrumentos robustos que pueden controlar, detectar y administrar datos de tal manera que aumentan la optimización de los recursos, no solo en el cuidado de la salud, sino en cualquier lugar donde estén instalados. Esto se vuelve crucial para cada ciudad a medida que nos enfocamos en ser más sostenibles.

Felipe Argüello
Felipe Argüello

Felipe Argüello es el fundador de Infoteknico. Ingeniero con más de 30 años de experiencia trabajando en América Latina, Estados Unidos y Europa en las áreas de ingeniería, consulta técnica, proyectos, ventas y entrenamiento en soluciones de alta tecnología y seguridad electrónica.

Artículos: 706

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *