Inteligencia Artificial

Emociones cuentan historias para los minoristas

Emociones al Detal Emotion AI

La tecnología Emotion AI puede ayudar a los minoristas a conocer las emociones de sus clientes y saber si a los compradores les gusta o no lo que escuchan.

Una de las mejores maneras de vender productos es involucrar al cliente en un nivel emocional. Si puede contar una historia emocionalmente atractiva sobre los productos que está tratando de vender, las ventas seguirán. Pero, ¿cómo sabes si a los compradores les gusta o no lo que escuchan?

La tecnología Emotion AI puede responder a esa pregunta, con su potencial para aplicar visión computarizada, reconocimiento facial y análisis de emociones, para ayudar a los minoristas y marcas a comprender cómo se sienten realmente los compradores acerca de lo que están comprando o no comprando.

Emociones, cómo funciona

Los sistemas Emotion AI usan cámaras o sensores pequeños, implementados en tiendas en lugares de alto tráfico, como estantes, tapas de pasillo, líneas de pago y entradas y salidas, en cualquier lugar y en cualquier etapa del proceso de compras, donde los minoristas y las marcas están más interesados en medir el sentimiento del comprador.

Los registros del sistema detectan las expresiones faciales de los compradores individuales, y los componentes de visión, inteligencia artificial y análisis reconocen, clasifican e interpretan las emociones que parecen estar expresando en un momento dado.

El resultado podría ser una recopilación de varias respuestas emocionales que los minoristas y las marcas podrían acceder para ayudarles a tomar decisiones sobre factores importantes que pueden impulsar la decisión de compra, como:

  • Precio del producto, empaque y marca: si las respuestas emocionales tienen un sesgo negativo, podría ser el momento de bajar los precios. Si los compradores examinan los paquetes y parecen confundidos, podría ser el momento de un nuevo diseño.
  • Disponibilidad de inventario y reabastecimiento: si los compradores parecen estar contentos con ciertos sabores, tal vez almacenen más de esos, menos de los sabores a los que fruncen el ceño y los apartan.
  • Distribución de los estantes, almacenes y diseños de pasillos: si las respuestas emocionales sugieren frustración, tal vez sea necesaria una reconfiguración de las exhibiciones de productos o un traslado a un pasillo diferente.

Una variedad de compañías de tecnología (Affectiva, Conduent, Anodot, NTechLab, Microsoft, Apple, Google y otras) están trabajando en los esquemas de tecnología de la emoción de AI con tales objetivos en mente.

LEA TAMBIÉN:  La policía usa IA para identificar matrículas

Dados los beneficios potenciales para los minoristas y las marcas, las esperanzas del mercado son altas. Un estudio reciente de Orbis Research sugirió que las tecnologías de detección y reconocimiento de emociones por sí solas podrían representar un mercado global de $ 24 mil millonespara 2020, y HTF Market Intelligence ha dicho que el mercado mundial de tecnologías de análisis de emociones experimentará una tasa de crecimiento anual compuesta de casi el 83% entre 2016 y 2022 .

La vacilación del consumidor

Con la capacidad de medir algo que alguna vez se pensó que era intangible, y la diferencia que podría hacer en dar a los clientes lo que quieren en términos de presentación de productos, precio, selección y diseño de la tienda, Emotion AI podría tener un valor tremendo para los minoristas y compradores por igual. El último obstáculo para despejar es la aceptación del cliente.

Los desarrolladores de tecnología AI de Emotion son conscientes de los problemas de privacidad potenciales, y se apresuran a señalar que estos sistemas no identifican a los compradores individuales, ni registran sus caras y otros datos personales, sino que reconocen y clasifican expresiones reales, manteniendo las muestras de datos anónimas.

Aún así, esta es una evolución que no puede ser apresurada. Si Emotion AI ingresa a los entornos de compras en vivo antes de que las empresas determinen adecuadamente que los consumidores están listos, la traición de la confianza podría dañar el vínculo emocional que están tratando de desarrollar. Por ejemplo, los compradores pueden sentir que están siendo acosados ​​y simplemente mantenerse alejados de las tiendas que utilizan esta tecnología, o incluso podrían mostrar su resentimiento al tratar de controlar el sistema con falsas reacciones (o tal vez solo con los ojos saltones).

A medida que los minoristas y las marcas llegan a comprender más completamente a Emotion AI, y se toman el tiempo para probarlo y evaluarlo con cautela, la tecnología podría jugar un papel importante para dar a los clientes exactamente lo que quieren. 

Podría ayudar a las compañías a contar historias que involucren emocionalmente a los consumidores de la mejor manera posible porque las propias respuestas emocionales de sus clientes han ayudado a escribir esas historias. Pero primero, el sector debe asegurarse de que los compradores estén listos para colaborar.

Sobre el Autor

Felipe Argüello

Más de 30 años de experiencia en las áreas de Ingeniería, Consulta Técnica, Ventas Internacionales, Gestión y Posicionamiento estratégico de diversas líneas de productos de Alta Tecnología y Seguridad Electrónica.

Deja un comentario